Ya ha pasado el #BlueMonday, ese en el que 80% de la gente se ha dado cuenta de que no cumplirá sus propósitos de año nuevo. Pues bien, me resisto cual Quijote a dar la batalla por perdida y aquí os dejo de nuevo mis propósitos para el 2016.

01. Convertirme en una estrella

Sí, este ya lo puse el año pasado y no me ha ido del todo mal: entrevista en la revista ICON, premiazo Kayak, entrevistas y menciones en algunos medios locales… Para este año me propongo destronar la timidez y hablar con algún medio internacional (o en algún formato de esos que me dan reparo, tipo radio y tv).

 

02. Invertir en proyectos interesantes

Otro que se vuelve recurrente. El año pasado fue muy interesante en este campo y si puedo seguiré apoyando a los que emprenden, ya sea con proyectos de consultoría ad hoc, en versión crowdfunding y en horas (sin abusar, que el mundo freelance no está para echar cohetes.)

Además de invertir en mí, que también soy un proyecto interesante 😉

03. Mejorar mi japonés, esta vez de verdad

El año pasado me lo propuse y no abrí el libro. Fue uno de los grandes fracasos de los propósitos 2015, junto con el de retapizar el sofá. Así que este año me propongo en serio prepararme para el siguiente nivel del Noken ¿Difícil? mucho ¿Imposible? no

¿Alguno más?

Vale, son menos que el año pasado, pero más concretos y siguen suponiendo un reto. Seguro que hay muchas más cosas que consigo mejorar, por ejemplo puedo hacer más ejercicio (ejercicio de verdad, lo de subir escaleras en vez del ascensor ya lo hago todos los días). También retomaré la idea de explorar un imperio y sigo queriendo resolver algún misterio misterioso. Lo de #KayakHacksIceland me encantó, si se os ocurre algo similar, me decís =D

A más corto plazo: no llevarme ningún folleto de Fitur, salvo que sea estrictamente necesario.