No me gusta viajar en Semana Santa. Ale, ya lo he dicho.

No, no es porque sea Semana Santa, ni por las procesiones, ni por la devoción, es porque es justo cuando todo el mundo viaja. Los sitios están hasta arriba de gente, la carretera es una tortura, los aeropuertos están llenos de turistas estresados que no saben a dónde van ni de dónde vienen…

Así que muy feliz de mí decidí que me quedaba en casita porque así podría avanzar unas cuantas cosas de trabajo, dedicarle tiempo al blog y, si el tiempo acompañaba, tomarme unas cañas en alguna terracita, que también me lo merezco.


Pero, no. A mi abuela le dio por irse al pueblo (y, como no conduce, a alguien le tocaba llevarla de copiloto.) Menos mal que me monto la oficina rápido en cualquier sitio, que si no…

A lo que voy, lo que parecía una semana sin estrés en una city vacía, se volvió a un par de días en un ambiente de turismo rural total, que rápido se convirtió también en cuarenta cosas de última hora porque, como estás disponible…

¿Que en el pueblo no hay wifi?

(por no haber no hay ni tienda para comprarse una bolsa de pipas Facundo) Pues me monto una wifi desde el móvil, que para eso están los aparatos estos.

¿Que hay que entregar algo para ayer en un huso horario distinto?

Pues a aprovechar que puedes trabajar bajo un cielo estrellado sin contaminación lumínica. Y así, salvando las distancias tecnológicas del rural español.

Que no, que no seré yo quien se queje de tener cosas que hacer, pero me parece que las vacaciones ya me las haré este fin de semana en Ribadavia, que estaremos de #FunTrip. Además, acabo de volver de #ACostaDaMorteEnamora

Por cierto, una de las cosas en las que he estado trabajando es el aniversario de GaliciaTB. Para quien no los conozca, es un buen momento para pasarse por sus redes sociales, porque a partir de mañana tendremos un montón de cosas que compartir (vale, sorteos) con nuestros seguidores.

 

Que luego no digáis que no os avisé XD

Ale, os dejo que tengo que aprovechar el domingo, que aún no han vuelto los de la Operación Retorno