Hoy os traigo una nueva edición del proyecto de #fotosrescatadas. En este caso, rescatadas de un viajecillo a Portugal en el que hicimos una parada en Guimarães.

Lo hicimos en esta misma época del año, hace ya más de 10 años, en coche (no, de aquella no había tanto lío entre autovías y autopistas.)

Por qué visitar Guimarães

Dicen que aquí nació Portugal, no sé si será cierto, aunque como aquí nació el primer rey de Portugal, don Alfonso Henriques, también llamado el Conquistador, puede que sea cierto.

Alfonso the Conqueror statue in Guimarães Portugal

Alfonso I de Portugal es el mismo rey que expulsó a los musulmanes de Lisboa y que aseguró la independencia del reino de León en el siglo XII. Y por eso te lo encuentras de vez en cuando en Guimarães, como en la escultura de arriba. Que no sé si saldrá muy favorecido o no, pero la pose es curiosa. Y se ve que no tenía frío…

Además, no solo ha sido Ciudad Europea de la Cultura (2012), sino que su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad. Callecitas estrechas, casas tradicionales, una construcción pintoresca que se conserva desde la Edad Media…

traditional houses in guimaraes portugal

Pero además, su historia está continuamente conectada a la nuestra. Y no sólo porque aquí nació el primer rey de Portugal.  Por ejemplo, en la Plaza de Oliveira, está el Padrão del Salado, un monumento conmemorativo a la victoria en la batalla del Salado. Justo al lado de la Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira, erigida por el rey Joao I por ganar la batalla de Aljubarrota frente al ejército de Castilla.

 

guimaraes down town

Además, existe una gran cantidad de iglesias y conventos en la ciudad. El famoso santuario da Penha está también muy cerca. Aunque no recuerdo que estuviese en nuestra ruta.

Los que sí estuvieron en nuestra ruta, aunque no están estrictamente en el casco histórico, fueron el Castillo y el Paço de los duques de  Bragança.

El primero, Monumento Nacional, fue la respuesta defensiva a los continuos ataques a los monasterios de la ciudad en el Siglo X y posteriormente el lugar desde donde se orquestó la batalla de S. Mamede, que daría lugar a la independencia de Portugal.

El segundo, un palacio señorial del siglo XV mandado construir por un hijo bastardo del rey Joao I, quien posteriormente sería Duque de Bragança. Una casa fortificada única en toda la península ibérica y que ahora también es Monumento Nacional.

Paço dos duques de Bragança Guimaraes