No está de más tenerlas en consideración para no quedar como un idiota en el extranjero. Aunque alguna pueda sonar a exageración, como lo de acabarse el plato en España (aunque en casa de las abuelas ya se sabe…)